Vidal y Larreta ahora buscarían que el traspaso de las eléctricas sea gradual

Aceptarán el control de Edenor y Edesur, pero resisten hacerse cargo de pagar 60 mil millones de pesos en 2019

El gradualismo fue la fórmula utilizada por el gobierno nacional para ir achicando el déficit fiscal. Ahora, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta buscarían abrazarse a ese mismo esquema: aceptarían hacerse cargo de las empresas eléctricas Edenor y Edesur, pero siempre y cuando el traspaso sea en etapas.

La Gobernadora y el jefe de Gobierno porteño se reunieron ayer con el ministro de Economía Nicolás Dujovne y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, para analizar el tema. El traspaso es parte de una compleja negociación que el gobierno de Cambiemos ensaya con todos los mandatarios en busca de aplicar el ajuste de gastos acordado con el Fondo Monetario Internacional.

Los gobernadores peronistas pretenden que la Provincia y Capital Federal se hagan cargo de los subsidios que hoy paga la Nación a esas empresas para evitar una suba más brusca de las tarifas que deben hacer frente los habitantes del Conurbano y los porteños. También reclaman que ambas jurisdicciones absorban los subsidios al transporte y que tomen las riendas de la empresa de aguas y cloacas Aysa.

Se trata de un combo que ronda los 110 mil millones de pesos si se toma en cuenta además el posible traspaso de la Justicia penal a la Capital Federal.

En medio de ese tironeo, Aysa está prácticamente afuera de la negociación y quedará bajo la órbita nacional. Del combo de 110 mil millones, representa unos 15 mil millones.

En el caso de las eléctricas, se habla de unos 60 mil millones de pesos que deberían compartir las gestiones de Vidal y Larreta.

De ahí que ambas administraciones estarían planteando a la Nación que la transferencia de los costos sea en etapas en busca de que no se desfinancien ambas gestiones.

En síntesis, tanto la Gobernadora como el jefe de Gobierno porteño se resignan a que tendrán que hacerse cargo de los subsidios que hoy paga la Nación a las eléctricas, pero a cambio reclaman gradualidad.

Si bien la negociación parecía pronta a resolverse, ayer las señales apuntaron en otra dirección. “No habrá decisión rápida”, dijeron las fuentes consultadas por este diario.

En principio, la administración de Mauricio Macri apuntaba a acordar estos traspasos como gesto hacia los gobernadores del PJ que no sólo tendrán que subirse al ajuste, sino que deberán aportar número en el Congreso para que se vote el Presupuesto 2019. Pero al parecer, la negociación será global.

Ayer, en tanto, algunos alcaldes del Conurbano aportaron otro costado al debate. Los intendentes de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde (Frente para la Victoria) y de Lanús, Néstor Grindetti, pidieron estatizar la distribuidora eléctrica Edesur, en medio de duras críticas a las deficiencias al servicio que presta.

“La luz es un servicio público esencial que representa salud, seguridad y calidad de vida. Es el momento de dar el debate de la estatización para proteger a los usuarios”, lanzó Insaurralde, durante un acto en Lomas.

El alcalde, que lanzó desde el municipio un reclamo colectivo contra la empresa, aseguró que “la compañía brinda un servicio ineficiente” y habló de “innumerable cantidad de cortes todos los días en los barrios del Municipio y el resto de la Provincia”.

Mientras tanto, cerca de Vidal no bajan la guardia e intensifican la ofensiva en procura de que todas las fuerzas políticas de la Provincia cierren filas en defensa de los recursos bonaerenses.

El presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Manuel Mosca, sumó el respaldo de dos intendentes peronistas, uno del Frente para la Victoria y otro del Frente Renovador, al reclamo de Vidal para frenar el pedido de los gobernadores opositores que solicitan el traspaso de Edenor, Edesur y Aysa de parte de la Nación a la provincia de Buenos Aires. Quienes se pronunciaron fueron los intendentes de Leandro N. Alem, Alberto Conocchiari y de Chivilcoy, Guillermo Britos.

Conocchiari expresó que desde su localidad “respaldamos la preservación de los recursos de los bonaerenses, porque no me parece que los servicios, como por ejemplo Aysa, tengan que pasar a la Provincia, como tampoco me parece que los gobernadores quieran imponer una situación de este tipo”. Además, agregó que “ha costado mucho recomponer el flujo de recursos de la Provincia y por lo tanto hay que defenderlos.”

Por su parte Britos expresó que “estamos en la misma vereda que la gobernadora, en defensa de los recursos de los bonaerenses, porque acá no debe importar el color político, sino en que necesitan los vecinos”.

En esa línea, Mosca remarcó que “la recuperación de nuestros recursos es un logro de toda la dirigencia de la Provincia que, con Vidal a la cabeza, volverá a defender los derechos ganados que son más obras y mejor calidad de vida para los vecinos”.

Fuente: https://www.eldia.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *