Triste final para una víctima del maltrato animal

La yeguita “Pompona” había sido atada al paragolpes de un auto y arrastrada 100 metros por un vecino de su dueño. Aunque sobrevivió al ataque, murió días después por las heridas.

El incidente tuvo lugar en la localidad bonaerense de Chacabuco. Los dueños de la yeguita identificaron al atacante como Horacio Arriola, uno de sus vecinos. Según denunciaron, el hombre habría descubierto al animal pastando en un terreno de su propiedad, así que decidió utilizar la violencia “para que aprendan”.

Fue atendida inmediatamente después del ataque, pero finalmente falleció a raíz del tétanos que contrajo al infectarse las heridas que sufrió.

La atención veterinaria inicial se había dado en el Centro de Zoonosis de Chacabuco, después varios ONGs se habían involucrado con su tratamiento.

Este fue el comunicado emitido por Proyecto Galgo Argentina

Tenemos una noticia muy triste: POMPONA murió. No pudo contra el tétanos que contrajo luego de que un desgraciado sin escrúpulos la atara al paragolpes de su auto, la arrastrara por todo el pavimento, solo porque “él se enojó cuando ella fue a comer el pasto de su casa y cruzó los límites”, como si un animalito supiera donde están los límites humanos y donde no. Ella estaba pastando en una tarde de sol, feliz, como todo caballo.
Queremos, antes que nada, agradecer a todas las personas que difundieron su caso, que se preocuparon por su salud, que se conmovieron ante semejante noticia.
Hacemos mención a las agrupaciones y profesionales que en pocas horas armaron una cadena enorme de amor, de acción y de gestiones, para conseguir el suero, para denunciar penalmente en la justicia este aberrante hecho.
Gracias al Centro de Recuperación Equina Nelquihue y en especial a la Dra. Alejandra Claudia, al médico veterinario Dr. Gary Salvo, a la ONG ALUISA, Agrupación Ley No Mas TAS, Agrupación Proyecto Galgo Argentina y su integrante abogada Dr. Andrea Lopez, al Dr. Fernando Topa, Just Michelle, Marina Garrido, Reneé Cormillot, a la Agrupación Caballos de Quilmes, y todos los involucrados que fueron muchísimos más, formando una red animalista solidaria que en pocas horas estaba en movimiento para poder ayudar a POMPONA.
Esperemos que el juez que tomó la causa vea la peligrosidad de los hechos, porque en Chacabuco quedó un asesino suelto.
En aguardo de JUSTICIA, despedimos con mucho dolor a la dulce POMPONA. Q.E.P.D.

La yeguita antes de fallecer estaba dando señales de recuperación:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *