España: hallan muerto al expresidente de la Caja de Madrid

El banquero español Miguel Blesa, símbolo de la corrupción financiera de la última década en la península ibérica, fue hallado muerto en una finca de Córdoba que se halla ubicada en el sur de España.

Según fuentes policiales, el banquero se disparó con una escopeta en el pecho y la pericia indica que se trata de un suicidio.

Blesa, de 69 años, había sido condenado en febrero a 6 años de prisión por un delito de apropiación indebida por el caso de las “tarjetas black” de Caja Madrid, entidad que presidió entre los años 1996 y 2010, y estaba a la espera de que el Tribunal Supremo español confirmara su sentencia antes de ingresar en la cárcel.

Esta mañana se encontraba junto con un grupo de amigos desayunando antes de salir de cacería y se levantó diciendo que iba a mover su coche en el garaje, que fue donde se pegó un tiro, informó la radio Cadena Ser, que cita fuentes policiales.

El gran banquero español, que llegó a su cargo de la mano del conservador Partido Popular (PP), fue uno de los primeros en sentarse en el banquillo de los acusados para hacer frente a delitos relacionados con la gestión fraudulenta de una entidad financiera en los años previos a la última crisis.

El 16 de mayo de 2013 se convirtió también en el primer “pez gordo” en pisar la cárcel, aunque recuperó la libertad en menos de 24 horas tras pagar una fianza.

Meses después regresó a prisión donde estuvo 15 días, pero volvió a salir gracias a un recurso que presentó contra el juez que ordenó su encarcelamiento, quien posteriormente fue inhabilitado.

Además de haber sido condenado por haber instalado un sistema de tarjetas ocultas al fisco, Blesa fue investigado por llevar a Caja Madrid al borde de la quiebra.

Entre sus manejos figuran la compra de un banco estadounidense, el City National Bank of Florida, cuya adquisición pudo acarrear pérdidas de 500 millones de euros a Caja Madrid, y un crédito sin garantías otorgado al empresario Gerardo Díaz Ferran, ex propietario de Aerolíneas Argentinas, y actualmente en prisión por haber llevado a la quiebra al grupo turístico Marsans, entre otros delitos.

Asimismo, Blesa esperaba la apertura de juicio oral por sobresueldos en Caja Madrid, por haber aumentado los sueldos de los directivos en pleno declive económico.

El banquero español Miguel Blesa, símbolo de la corrupción financiera de la última década en la península ibérica, fue hallado muerto en una finca de Córdoba que se halla ubicada en el sur de España.

Según fuentes policiales, el banquero se disparó con una escopeta en el pecho y la pericia indica que se trata de un suicidio.

Blesa, de 69 años, había sido condenado en febrero a 6 años de prisión por un delito de apropiación indebida por el caso de las “tarjetas black” de Caja Madrid, entidad que presidió entre los años 1996 y 2010, y estaba a la espera de que el Tribunal Supremo español confirmara su sentencia antes de ingresar en la cárcel.

Esta mañana se encontraba junto con un grupo de amigos desayunando antes de salir de cacería y se levantó diciendo que iba a mover su coche en el garaje, que fue donde se pegó un tiro, informó la radio Cadena Ser, que cita fuentes policiales.

El gran banquero español, que llegó a su cargo de la mano del conservador Partido Popular (PP), fue uno de los primeros en sentarse en el banquillo de los acusados para hacer frente a delitos relacionados con la gestión fraudulenta de una entidad financiera en los años previos a la última crisis.

El 16 de mayo de 2013 se convirtió también en el primer “pez gordo” en pisar la cárcel, aunque recuperó la libertad en menos de 24 horas tras pagar una fianza.

Meses después regresó a prisión donde estuvo 15 días, pero volvió a salir gracias a un recurso que presentó contra el juez que ordenó su encarcelamiento, quien posteriormente fue inhabilitado.

Además de haber sido condenado por haber instalado un sistema de tarjetas ocultas al fisco, Blesa fue investigado por llevar a Caja Madrid al borde de la quiebra.

Entre sus manejos figuran la compra de un banco estadounidense, el City National Bank of Florida, cuya adquisición pudo acarrear pérdidas de 500 millones de euros a Caja Madrid, y un crédito sin garantías otorgado al empresario Gerardo Díaz Ferran, ex propietario de Aerolíneas Argentinas, y actualmente en prisión por haber llevado a la quiebra al grupo turístico Marsans, entre otros delitos.

Asimismo, Blesa esperaba la apertura de juicio oral por sobresueldos en Caja Madrid, por haber aumentado los sueldos de los directivos en pleno declive económico.

Fuente: www.diariohoy.net

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *